START WITH THE BED

CLEAN YOUR HOME

CONTROL THE AIR

ECZEMA CONTROL

Home » ALERGIA GUÍA DE AUTO AYUDA

ALERGIA GUÍA DE AUTO AYUDA

Se llaman alérgenos aquellas sustancias que pueden provocar reacciones alérgicas. Las alergias a los alérgenos portados por el aire, tales como ácaros del polvo, moho, polen, y residuos animales, afectan a más de cincuenta millones de personas en los EE.UU. hoy en día. Aunque las alergias están muy difundidas, son tratables y los síntomas son controlables. Conforme a su situación personal, su alergólogo le hará una, dos o tres de las siguientes recomendaciones o tratamientos:

1. EVITACIÓN DE LOS ALÉRGENOS:

Eliminar o disminuir su exposición a la sustancia a la cual usted es alérgico(a). Necesitará menos medicinas y se sentirá mejor cuanto menos inhale del material alérgeno.

2. MEDICINAS:

Uso de fármacos en diversas formas para bloquear los síntomas de alergia. Aunque esto no hace nada para eliminar la alergia específica que causa esos síntomas, a veces es una parte necesaria del tratamiento, especialmente en los casos de asma o en las alergias nasales graves.

3. INMUNOTERAPIA (INYECCIONES CONTRA LA ALERGIA):

Inyecciones de las sustancias a las cuales usted es alérgico(a), para lograr un grado de tolerancia a ellas. El alergólogo primero inyecta pequeñísimas cantidades de los alérgenos y luego lenta y gradualmente aumenta la dosis con el tiempo, disminuyendo así su sensibilidad a éstos.


EVITACIÓN DE LOS ALÉRGENOS

Una vez que su alergólogo determine cuáles son las sustancias específicas que causan sus síntomas, debe entonces reducir su exposición a esos alérgenos lo más posible. Esta es la acción inicial más importante, especialmente cuando los síntomas indican una alergia a sustancias presentes en un espacio cerrado. En algunos casos, se puede eliminar o reducir la exposición al punto que no hará falta ninguna otra acción o tratamiento. En otros casos, la exposición puede reducirse sólo en parte, lo que hará necesarias las otras acciones o tratamientos. Pero aún así, si ha reducido primero la exposición, harán falta menos acciones o tratamientos y será mejor.

Es útil tener en mente, cuando se piensa acerca de reducir la exposición, la analogía entre el nivel "tolerancia a los alérgenos" de una persona y la capacidad de un vaso. Si se vierte demasiada agua en un vaso se derramará. Esto ocurre aparte de si toda el agua vino de una sola jarra, o si algo del agua provino de cada una de varias jarras. Si el volumen total de agua excede la capacidad del vaso, el vaso se derramará. De igual modo, si una persona es alérgica a una o más sustancias, la suma total de las exposiciones en un momento dado (la "carga alérgica" total) determina si su nivel de tolerancia será excedido y si sufrirá los síntomas. La exitosa evitación de los alérgenos no siempre significa reducir la exposición a cero. No obstante, si exige reducir de modo significativo la exposición, para llevar, en su ambiente, al nivel de alérgenos por debajo de su nivel de tolerancia. Su enfoque básico debe ser:


ALERGIA A LOS ÁCAROS DOMÉSTICOS DEL POLVO

 

¿QUÉ ES UNA ALERGIA AL POLVO?

En realidad, la alergia al polvo es una sensibilidad a sustancias en las partículas de desecho y fragmentos de los cuerpos de ácaros domésticos del polvo.

¿SOMOS TODOS ALÉRGICOS AL POLVO?

Aunque las grandes cantidades de polvo nos provocan irritaciones a casi todos, sólo algunas personas tienen una efectiva reacción alérgica al polvo doméstico. Esta sensibilidad alérgica efectiva es tan real y tan específica como una alergia a la ambrosia, al polen silvestre o la caspa del gato. Puede causar síntomas nasales, inflamación de los ojos, asma o eczema.

¿QUÉ ES UN ÁCARO DEL POLVO?

Los ácaros del polvo son criaturas microscópicas que viven en las almohadas, colchones, cobijas, alfombras y otros tejidos suaves. A menudo se les juzga insectos, pero son realmente pequeños arácnidos, parientes de las arañas y de las garrapatas. No viven sobre las personas, pero sí cerca de ellas. Se nutren de las escamas de piel muerta que todos mudamos diariamente.

Los ácaros del polvo evitan la luz, y necesitan una humedad relativa de por lo menos un 50% para sobrevivir. Por lo tanto, son abundantes en los géneros suaves, tales como las almohadas, colchones, y cobijas, dónde pueden refugiarse en los tejidos para alejarse de la luz.

Las camas brindan el calor, la oscuridad, alta humedad y escamas de piel mudada que apetecen, y son, para la mayoría de nosotros, la principal fuente de exposición a los ácaros. Un colchón puede albergar cerca de un millón de ácaros del polvo. Una hembra de ácaro pone cerca de sesenta huevos en su lapso de vida. Cada ácaro vive alrededor de ochenta días, durante ículas que causan alergias.

Los ácaros vivos no se inhalan. Más bien se inhalan y causan síntomas de alergia las partículas de desecho producidas y los fragmentos de ácaros muertos llevados por el aire. Esto se debe a que los ácaros no viven en el aire, sino se alojan en los géneros suaves. Las partículas de ácaros se suspenden en el aire cuando uno camina sobre una alfombra, se sienta en una silla tapizada, coloca su cara sobre una almohada, o de otro modo mueve los géneros en los cuales viven los ácaros.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA DISMINUIR LA EXPOSICIÓN A LOS ÁCAROS DEL POLVO DOMÉSTICO?

La prevención debe enfocarse en el dormitorio, donde los números son mayores, y donde la gente pasa la tercera parte de sus vidas. Se deben adoptar prioridades, tomando primero las medidas que sean relativamente fáciles pero que reducen considerablemente los niveles de exposición.


LA ALERGIA A LOS ÁCAROS DOMÉSTICOS DEL POLVO

 

COMIENCE CON EL DORMITORIO:

PASOS IMPORTANTES

  1. Encierre las almohadas, el colchón y la base con resortes con cubiertas impermeables a los alérgenos, para prevenir que los alérgenos de los ácaros escapen y se inhalen. Una opción es comprar una nueva almohada con érgenos. Si hay más de una almohada en la cama, deberán enfundarse en tela a prueba de alérgenos o sustituirse con almohadas con forro de tela a prueba de alérgenos.
  2. Use cobijas lavables y lave toda la ropa de cama en agua caliente cada dos semanas. Esto matará a cualquier ácaro y lavará todos los alérgenos acumulados.
  3. Si es posible, elimine la alfombra del dormitorio y deje un piso que se pueda limpiar (madera dura, o baldosa). Pueden usarse tapetes lavables, si se lavan en agua caliente cada dos semanas.
  4. Saque del dormitorio los juguetes rellenos, cojines, banderines, muebles tapizados, y otros artículos que no se puedan limpiar o lavar. Pueden tenerse unos pocos juguetes lavables siempre que se laven regularmente en agua caliente.

PASOS OPCIONALES

  1. Quite las cortinas del dormitorio, use persianas o celosías. O bien, lave o seque las cortinas frecuentemente.
  2. Si no puede quitar la alfombra del dormitorio, use un producto de limpiar alfombras al seco para eliminar el polvo y los alérgenos de los ácaros.

    Evite aplicarle champú a las carpetas, ya que la humedad puede aumentar la población de ácaros.

LIMPIE SU CASA:

PASOS IMPORTANTES

  1. Haga la limpieza en ausencia de la persona alérgica. Si el(la) paciente hace la limpieza, deberá usar una máscara y debe considerar la posibilidad de usar gafas protectoras.
  2. Utilizar una buena aspiradora que atrape a los alérgenos y que evite soplarlos por el escape. Se pueden mejorar, a poco costo las aspiradoras agregándoles bolsas de alta filtración.

MEDIDAS ADICIONALES

  1. Amplíe las medidas descritas para el dormitorio a la sala: quite las alfombras y use muebles de madera, cuero o plástico fáciles de limpiar, en lugar de muebles tapizados.
  2. Lave y lave al seco la ropa con frecuencia y mantenga la ropa en un armario con la puerta cerrada. Guarde la ropa de lana lavada en bolsas de plástico individuales.

CONTROLE EL AIRE:

PASOS IMPORTANTES

  1. Mantenga la humedad por debajo de un 50% para evitar completamente la proliferación de ácaros. Aumentos menores de la humedad reducen algo dicha proliferación y la producción de alérgenos. Utilice aire acondicionado en el verano suplementado con un deshumidificador adicional.
  2. Evite el uso de humidificadores en el invierno, o si usa uno, vigile la humedad con un medidor, y mantenga la humedad relativa por debajo del 45 al 50%.

Los pasos siguientes tienen un beneficio cuestionable y no podemos recomendarlos con base a información actualizada.


ALERGIA POR CASPA ANIMAL

 

¿QUÉ SON LOS ALÉRGENOS ANIMALES?

Los gatos, perros y otros mamíferos eliminan proteínas de su piel que pueden ser llevados por el aire y causar síntomas alérgicos. Por su mínimo tamaño (mucho más pequeños que los granos de polen o las partículas de ácaros de polvo) estas partículas quedan suspendidas en el aire por largos períodos de tiempo. No es el pelo del animal, sino la caspa eliminada por la piel, lo que causa la reacción alérgica. Aún una mascota que no muda la piel elimina caspa, de modo que la triste verdad es que no hay una raza de gato o perro que no sea alérgena. No obstante, es cierto que algunos gatos o perros eliminan más caspa alérgena que otros gatos o perros.

¿DÓNDE SE ENCUENTRAN LOS ALÉRGENOS ANIMALES?

Los niveles de alérgenos son más altos en las casas donde hay mascotas. Sin embargo, lo sorprendente es que estos alérgenos también se encuentran (en menores cantidades) en sitios tales como escuelas y lugares de trabajo en los cuales nunca las ha habido; han sido llevados allí en la ropa de los dueños de mascotas. Los alérgenos de caspa son pegajosos, y la caspa puede persistir por largos lapsos de tiempo en géneros suaves tales como alfombras, colchones, muebles tapizados y ropa. A menos que se tomen medidas especiales, la caspa animal puede persistir en una casa hasta seis meses luego de sacar la mascota de la casa.

¿QUÉ PUEDE HACERSE PARA REDUCIR EL RIESGO A LOS ALÉRGENOS DE LA CASPA ANIMAL?

La mejor solución médica es, emocionalmente, la más difícil: hallar un nuevo hogar para la mascota. Aunque es una decisión que sólo usted y su familia pueden tomar, de hecho, no hay otra acción que elimine tan dramática, efectiva y seguramente los síntomas de alergia a la mascota. Si puede sacarla, los pasos anotados abajo acelerarán la eliminación de los alérgenos residuales de las mascotas.

Si no puede sacar a la mascota, los siguientes pasos reducirán un tanto el nivel de exposición. La gravedad de la alergia determinará si podrán o no ser suficientes para aliviar los síntomas.

COMIENCE CON EL DORMITORIO:

  1. Mantenga siempre a la mascota fuera del dormitorio, aún si el paciente no está allí. Esto ayuda a prevenir la acumulación de caspa.
  2. Encierre la almohada, el colchón y la bases de resortes en fundas a prueba de alérgenos. Esto evitará que la caspa acumulada antes se suspenda en el aire y se inhale. [No todas las fundas que se venden hoy día bloquearán un alérgeno. Verifique, antes de comprarlas, si las fundas bloquean la caspa así como los alérgenos de los ácaros].
  3. Lave toda la ropa de cama, las frazadas inclusive, repita, o sustitúyalas.
  4. Quite, si es posible, la alfombra del dormitorio.

LIMPIE SU CASA

  1. Limpie las alfombras con una aspiradora que atrape la mínima caspa alergéna. Podrá mejorarse su eficacia adaptándole bolsas de alto filtrado.
  2. Limite a la mascota a un área que esté aislada del resto de la casa, idealmente con un piso que se pueda limpiar.
  3. Bañe a la mascota dos veces por semana para quitarle temporalmente los alérgenos de su piel.

CONTROLE SU AIRE:

  1. Abra las ventanas para permitir corrientes de aire a través de la casa; así, la caspa alérgena podrá escapar (Esto puede ser contraproducente si la persona alérgica también es sensible al polen).
  2. Con las ventanas cerradas, los filtros de aire HEPA pueden eliminar grandes cantidades de alérgenos animales. Los filtros de aire son más eficaces para eliminar los alérgenos animales que los alérgenos de los ácaros del polvo, ya que los primeros son mucho más pequeños y ligeros, y siempre están en el aire, y por lo tanto sujetos a la acción de los filtros de aire.

El beneficio de las siguientes medidas es cuestionable y no pueden recomendarse con base en las informaciones actuales.

  1. A pesar de las afirmaciones contrarias, no hay evidencia de que ciertas razas de perros o gatos sean menos alergénas que otras.
  2. Los productos que afirman quitar los alérgenos de la piel de la mascota no han probado ser más eficaces que el lavado ordinario.

ALERGIA AL MOHO

 

¿QUÉ ES EL MOHO?

Los mohos son organismos fúngicos microscópicos. Crecen como redes de filamentos entrelazados que se difunden en la materia orgánica, descomponiéndola. Cuando se hacen suficientemente grandes, se ven como excrecencias de moho o verdín. El moho del pan es un buen ejemplo.

El moho vive segregando enzimas que descomponen el material orgánico en el cual vive, y que lo hacen digerible para sí. Esta descomposición es la que hace al moho dañino para materiales domésticos tales como el papel, la tela o el cuero. Los mohos se reproducen por esporas, que viajan por el aire, se asientan en otros materiales orgánicos vegetales o animales y crecen en nuevos haces de filamentos. Las esporas de moho viajan grandes distancias, y a menudo son más numerosas que los granos de polen. Las proteínas en las secreciones de los filamentos de moho y posiblemente en las esporas de éste, pueden causarle alergias a algunas personas.

¿DÓNDE SE ENCUENTRAN LOS MOHOS?

Los mohos se encuentran mayormente en sitios tibios, oscuros y húmedos. A diferencia de las plantas, que usan la energía solar para nutrirse, los mohos digieren otros materiales orgánicos para nutrirse. Para hacerlo, necesitan humedad. Crecen al aire libre, pero también bajo techo si hay bastante humedad. No tienen las épocas bien definidas del polen, pero tienen su auge en los meses de alta humedad; no existen en el aire libre si hay nieve en el suelo. Pueden crecer en la hierba y la corteza de los árboles; abundan en las hojas caídas y otra vegetación en descomposición. Bajo techo viven en áreas de alta humedad tales como sótanos o baños mal ventilados.

¿QUÉ PUEDE HACERSE PARA REDUCIR LA EXPOSICIÓN AL MOHO?

 

LIMPIE SU CASA

  1. Use lejía para eliminar el moho visible en las duchas y cortinas de baño.
  2. Evite las alfombras en los baños, o use sólo tapetes.
  3. 3. Quite cualquier alfombrado instalado directamente sobre los pisos de los sótanos. Use pisos lavables, impermeables a los vapores, tales como los de baldosas o vinilo. La gente con alergias a los mohos no deben dormir en habitaciones a nivel de sótano.

CONTROLE SU AIRE

  1. En el verano, mantenga, la humedad inferior al 50% con aire acondicionado, asistido, posiblemente con deshumidificadores. Mida la humedad interior con un higrómetro. Se pueden usar pequeños secadores para evitar el moho en los armarios.
  2. Evite la sobre humidificación. No use el humidificador en el invierno, o si lo hace, reduzca su función de modo que la humedad no exceda del 50%. Use sólo los humidificadores con un calefactor que impida la formación de moho en la unidad misma.
  3. Deje que la humedad escape de la casa. Ventile la ducha y las áreas de cocina. Haga que el secador de ropa descargue hacia fuera. Abra las ventanas cuando la humedad externa sea baja.
  4. No almacene leña dentro de la casa, y evite árboles de Navidad vivos. No replante las plantas dentro de la casa. El moho vive en la corteza de los árboles y en la tierra.

EVITE LA EXPOSICIÓN AL AIRE LIBRE:

  1. Evite los invernaderos, las tiendas de antigüedades, las casas de verano y los cuartos de hotel que huelan a moho o a humedad.
  2. Use una máscara, y posiblemente gafas protectoras, si debe cortar el pasto, rastrillar hojas, trabajar en un granero o exponerse al abono orgánico.

¿Qué es una funda?

Una funda es una barrera a prueba de alérgenos que rodea completamente una almohada, un colchón o una base con resortes que evita el escape y posterior inhalación de partículas alérgenas. Todas las fundas de almohadas y colchones Mission:Allergy están hechas de una tela permeable al aire y al vapor de agua, pero que es una barrera que bloquea los alérgenos.

¿Por qué son importantes las fundas?

Si usted duerme ocho horas cada noche, ¡pasa un tercio de su vida en la cama! y allí, el calor, la humedad y las células muertas de la piel humana promueven la proliferación de los ya numerosos ácaros del polvo.

¿Son incómodas? ¿Hacen ruido?

Nada de eso, si son de buena calidad. Las fundas Mission:Allergy son suaves y permeables al aire, nunca tiesas, calientes o ruidosas.

¿Sigo usando una funda para la almohada y sábanas?

Si. La funda de almohada se pone sobre la funda a prueba de alérgenos y las sábanas van sobre la funda a prueba de alérgenos del colchón. La funda de almohada y las sábanas deben lavarse en agua caliente o tibia semanalmente o cada dos semanas.

¿Se debe lavar la funda?

Las fundas a prueba de alérgenos no deben lavarse con frecuencia. Aunque se pueden lavar en lavadora, no hace falta lavarlas con frecuencia, ya que la superficie de una funda de alta calidad se demasiado lisa para permitir la proliferación de los ácaros. El lavado puede ser contraproducente, ya que los alérgenos se escapan al aire cada vez que se saca la funda.

¿Cómo se deben cuidar las fundas?

Simplemente páseles un trapo húmedo o una aspiradora al mes para quitarle el polvo superficial. Lave las fundas sólo si se ensucian.

¿Cuál es la diferencia entre las fundas Mission:Allergy y otras fundas?

Son superiores a otras fundas tanto en la calidad del tejido que hace de barrera como en la calidad de las costuras. Las diferencias son evidentes.

¿Necesito tapar el cierre con cinta adhesiva?

Todas las fundas Mission:Allergy se fabrican con solapas internas de tela de barrera que evitan el escape de alérgenos a través del cierre. No hace falta cubrir los cierres con cinta adhesiva.

¿Cuál es el tamaño de los poros de las fundas y frazadas Microfiber Mission:Allergy?

La tela de Mission:Allergy Microfiber es sólo dos micrones. Más pequeños de ninguna funda de microfibra en el mercado. La tela Mission:Allergy Barrier Fabric II tiene un tamaño de poro de seis micrones.

¿Por qué algunos artículos están en otros catálogos, pero no en el de ustedes?

Porque nosotros sólo vendemos productos que funcionan. ¡Si no ve un producto para evitar los alérgenos en nuestro catálogo, es muy posible que no lo necesite!

Llame a nuestros bien informados representantes para obtener mayor información.
Teléfono de llamada gratuita: 1-877-NOALLER(GY) 1-877-662-5537


Inyecciones contra la alergia: Podrían ayudarle con sus alergias?

 

¿Qué son las inyecciones contra la alergia?

Una inyección tiene un pequeña cantidad de la sustancia a la cual usted es alérgico(a). Las sustancias que le producen alergia son llamadas alérgenos. Los alérgenos comunes incluyen el polen de hierbas, ambrosia, árboles y mohos. Así, por ejemplo, si usted es alérgico(a) al polen de árboles, la inyección llevará una pequeña cantidad de polen de árboles.

¿Cómo funcionan las inyecciones contra la alergia?

Las inyecciones contra la alergia ayudan a aliviar los síntomas ayudando a su cuerpo a luchar contra el alérgeno. Cuando se le administran inyecciones contra la alergia, su cuerpo comienza a producir anticuerpos al alérgeno. Estos anticuerpos ayudan a bloquear los efectos del alérgeno la próxima vez que usted entre en contacto con éste. Debido a que los anticuerpos bloquean la forma como su cuerpo reacciona a los alérgenos, su alergia se hace menos intensa. Después de muchas inyecciones contra la alergia, debe comenzar a aliviarse de sus síntomas de alergia. Este alivio durará por mucho tiempo.

¿Qué clase de alergias pueden tratarse con inyecciones contra la alergia?

Las inyecciones contra la alergia son eficaces contra la fiebre del heno (también llamada rinitis alérgica, que se presenta con estornudos, moqueo, picazón), alergias de los ojos y alergia a las picadas de abejas. Las inyecciones contra la alergia pueden mejorar síntomas de asma en algunas personas.

Generalmente las inyecciones contra la alergia se administran luego de haberse ensayado otros tratamientos. Otros tratamientos incluyen evitar las cosas que le hacen tener síntomas de alergia y tomar medicinas, tales administrarse rocíos y píldoras contra la alergia.

¿Pueden todas las personas recibir inyecciones contra las alergias?

No. Si usted tiene asma grave o problemas cardiacos, las inyecciones contra la alergia pueden ser contraindicadas para usted. No debe recibir inyecciones contra la alergia si toma un betabloqueante para problemas cardiacos. Tampoco se deben administrar inyecciones contra la alergia a los niños menores de cinco años.

Las inyecciones contra la alergia no deben iniciarse cuando una mujer está embarazada. Pero si una mujer ha estado recibiendo inyecciones contra la alergia por algún tiempo y luego queda embarazada, debe hablar con su médico. Es posible que pueda continuar recibiendo sus inyecciones contra la alergia.


Inmunoterapia (inyecciones contra la alergia)

La inmunoterapia es un tratamiento preventivo para reacciones alérgicas a sustancias tales como polen de hierbas, ácaros del polvo de la casa y veneno de abejas. La inmunoterapia implica administrar dosis gradualmente mayores de la sustancia o alérgeno que produce la alergia en la persona. Los aumentos graduales del alérgeno hacen que el sistema inmunológico se haga menos sensible a la sustancia, probablemente al causar la producción de un anticuerpo "bloqueante", que reduce los síntomas de alergia al verse expuesto(a) a la sustancia. La inmunoterapia reduce la inflamación que caracteriza la rinitis y el asma.

Antes de comenzar el tratamiento, el médico y el paciente identifican factores que desencadenan los síntomas alérgicos. Se hacen pruebas sobre la piel y exámenes de sangre para confirmar los alérgenos específicos contra los cuales la persona tiene anticuerpos. Generalmente se recomienda la inmunoterapia sólo si la persona parece ser selectivamente sensible a varios alérgenos.

Cómo se practica la inmunoterapia

Un extracto de una pequeña cantidad de alérgeno se inyecta en la piel de un brazo. Se puede administrar una inyección a la semana (alguna vez con mayor frecuencia) por cerca de treinta semanas, después de dicho lapso se podrán administrar inyecciones cada dos semanas. Eventualmente, las inyecciones pueden administrarse cada cuatro semanas. La duración de la terapia puede ser de tres a cinco años, algunas veces por mayor tiempo.

Riesgos

Hay un pequeño peligro de choque anafiláctico (una reacción alérgica grave) poco después de una inyección. Por lo tanto, la inmunoterapia exige supervisión médica.

Inmunoterapia para el asma

La inmunoterapia es efectiva en el tratamiento del asma alérgica. Puede ayudar a aliviar las reacciones alérgicas que desencadenan los episodios de asma, mejorando así la función pulmonar y disminuyendo la necesidad de medicinas para el asma.